Q&A  | 

La posverdad nos hace dejar de creer, por Lee McIntyre

"La posverdad ha seguido el modelo de la negación científica, pero es mucho más peligrosa. La creencia motiva la acción".

Tags: 'Lee McIntyre' 'negacionismo' 'Posverdad'

SHARE

Durante más de 20 años, Lee McIntyre se ha dedicado al estudio de la filosofía de la ciencia. Su principal área de interés es el negacionismo científico. "Siempre he sentido curiosidad por saber qué lleva a la gente a negar cuestiones basadas en hechos como si la evolución es cierta o el mundo redondo. En mi opinión, 70 años de negación científica sin control han conducido a la posverdad".

Lee McIntyre es además investigador en el Centro de Filosofía e Historia de la Ciencia de la Universidad de Boston y autor de varios libros publicados por MIT Press, entre los que se encuentran Post-Truth (2018) y How to Talk to a Science Denier (Cómo Hablar con un Negacionista, 2021).

"La gente piensa que el negacionsmo de la ciencia es ridículo, pero ha tenido un gran éxito -en Estados Unidos y otros países- en hacer que la gente crea cosas que no son ciertas", advierte.

¿Qué es la posverdad?

Concibo la posverdad como la «subordinación política de la realidad». Es lo que sucede cuando a un político no le interesa que un hecho sea cierto, por lo que decide afirmar que, simplemente, no lo es.

No es sólo una negación, sino que puede conducir a una especie de fascismo. Si este tipo de declaraciones son hechas por líderes políticos, pueden conducir a un gobierno autoritario. El control sobre el flujo de información es un precursor del control sobre la población.

Si Donald Trump, por ejemplo, puede afirmar que le robaron las elecciones de 2020 (cuando no hay absolutamente ninguna evidencia de que sea cierto), entonces puede usar esta narrativa para motivar a sus partidarios a cometer violencia política, como ocurrió en el Capitolio de EE. UU. el 6 de enero.

La posverdad ha seguido el modelo de la negación científica, pero es mucho más peligrosa. La fe motiva a la acción.

La absorción de la televisión estadounidense por parte de gigantes de la industria del ocio como Disney, Viacom y Time Warner jugó un papel dominante en la presentación de la información y la forma en que se cubrían  noticias y escándalos. ¿Cree que el nuevo sistema de información continua favoreció una versión anecdótica de los hechos, una representación en blanco y negro de la actualidad y provocó una confusión sin precedentes entre la realidad y la ficción?

Creo que el papel de los medios en esto se debe al aumento de la cobertura de «noticias» basada en opiniones partidistas.

Los medios de comunicación por cable de hoy en día no sólo informan de los hechos, sino que dan su versión.
Esto puede generar problemas, pues pueden incluir informes falsos, mentiras y noticias falsas.

El tipo de problemas políticas que surgieron en EE. UU. durante la era Trump no se debieron solo a errores o informes equivocados. Se debieron a una campaña de desinformación coordinada por los medios de comunicación partidistas que buscaban una «narrativa alternativa» a los hechos reales sobre muchos temas como las elecciones «robadas» de 2020, si la COVID-19 era un engaño, si hubo violencia generalizada e infracción de la ley en los mítines de Black Lives Matter, etc.

¿Cómo se beneficiaron los políticos antes de Trump de este fenómeno y la política ayudó a que la posverdad prosperara de alguna manera?

La posverdad es peor que mentir. Al mentir al menos respetas a tu audiencia lo suficiente como para tratar de convencerlos de que algo falso es cierto.

Con la posverdad, no importa realmente si se la creen. Quien la propaga está HACIENDO que sea verdad para ellos a través del control político.

Y sí, ciertamente hay ejemplos de esto antes de Trump (aunque no fueron llamados posverdad).

En el libro de Hannah Arendt THE ORIGINS OF TOTALITARIANISM, vemos muchos ejemplos de sociedades en el siglo XX donde se usaron mentiras políticas para controlar a la población.

Arendt analiza la Alemania nazi y la URSS. Según Arendt, la subordinación política de la realidad tiene como objetivo hacer que las personas se vuelvan cínicas y duden de que alguna vez puedan saber realmente la verdad, por lo que se rinden. Entonces son más fáciles de controlar. Creo que esto es lo que Trump intentaba hacer en Estados Unidos.

¿Qué factores económicos y sociales han propiciado el surgimiento de la posverdad?

Probablemente el factor más importante en el auge de la posverdad ha sido el auge de las redes sociales.

Hay otros precursores. Como he dicho, 70 años de negación científica sin control fue uno. La presencia de sesgo cognitivo es otra.

Pero, entonces, la pregunta es ¿por qué ha florecido la posverdad cuando lo ha hecho? Creo que la respuesta es que la desinformación se ha vuelto mucho más abundante a través de Internet.

Siempre ha habido mentiras y teorías marginales. Las teorías de la conspiración comenzaron en la Antigua Roma con Nero.

Pero lo que permiten las redes sociales es que las mentiras y la propaganda se difundan mucho más rápido y a más personas que nunca antes en la sociedad humana. Y todavía no estamos fuera de peligro. Las democracias están muriendo en todo el mundo.

Evgeny Morozov afirma que “una economía gobernada por la publicidad online ha fabricado su propia teoría de la verdad: la verdad es lo que produce el mayor número de clics”. ¿Es la posverdad uno de los pilares del modelo de negocio de las redes sociales?

 Creo que es al revés. Creo que las redes sociales son uno de los pilares de la posverdad.

Los publicistas saben desde hace años cómo manipular las creencias humanas. Cuando las empresas tabacaleras estadounidenses quisieron subvertir el hallazgo científico de que fumar  causaba cáncer de pulmón en la década de 1950, ¿a quién contrataron? ¡Un experto en relaciones públicas! ¡Una publicista!

Cuando no empleamos nuestras facultades de pensamiento crítico, la verdad está en peligro. Creo que uno de los peligros de Internet es que nos presenta demasiada información. Sí, puede llevarnos a la verdad, pero la falsedad está a su lado. A la mayoría de los seres humanos les resulta muy difícil resolver eso, de la misma manera que no pueden saber a partir de una campaña publicitaria qué marca de jabón funcionará realmente y cuál no.

¿Es de esperar que en una sociedad basada en el consumismo la verdad también se convierta en una mercancía? ¿Surge la posverdad cuando los especialistas en marketing se dan cuenta de lo buena que es una realidad adaptada a lo que se quiere vender y hay una salida de esto?

 Espero que no. Así como tenemos consumidores escépticos, podemos hacerlo mejor al discernir la verdad y la realidad de la mentira y la ficción. No creo que sea sólo consumismo.

Algunas personas han sucumbido a creer lo que quieren creer, lo que es ceder al sesgo cognitivo.

¿Debería la información ser un servicio público administrado por el estado o estar regulada de alguna manera (más allá de lo que es ahora)?

Los medios de comunicación estatales comportan un peligro obvio. Personalmente creo en unos medios de comunicación libres, pero tampoco creo que la verdad crezca necesariamente con el choque de ideas. Esto se debe a que algunas personas no informan de buena fe.

El auge de las noticias partidistas ha demostrado que, en un entorno en el que la verdad debe competir con la propaganda, no es obvio que la verdad gane.

Por lo tanto, creo que no es malo que los agregadores de medios en Internet (como Facebook) estén sujetos a algunas de las mismas reglas que otros medios de comunicación (como los periódicos). Deben ser responsables del contenido falso en sus plataformas.

También lamento la pérdida de la «doctrina de la ecuanimidad» en los medios estadounidenses desde hace muchas décadas. Algunos medios ni siquiera están tratando de ser imparciales. Ya saben lo que quieren que sea verdad, por lo que informan de forma selectiva o simplemente mienten.

Eso es peligroso y creo que deben pagar un precio por ello. Una cosa es ser partidario de los paquetes económicos de estímulo o de la política monetaria; otra es informar (por ejemplo) de que la Covid-19 no es más peligrosa que la gripe.