Plataformas laborales digitales y de atención domiciliaria en España
El sector de la atención domiciliaria digital

SHARE

La Ley de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las Personas en Situación de Dependencia, LAPAD, promulgada en 2006, reconoce el derecho universal al cuidado. Sin embargo, los recortes en la financiación de los años siguientes han limitado gravemente el potencial de la ley y la brecha entre la demanda y los servicios ofrecidos sigue ampliándose.

Históricamente en España, el cuidado de bebés, ancianos y dependientes ha sido un trabajo no remunerado realizado por mujeres en la familia. Durante las últimas tres décadas, la afluencia masiva de mujeres al empleo remunerado, la escasa aceptación por parte de los hombres de las responsabilidades domésticas y de cuidado y la insuficiencia de los servicios públicos sociales y de atención han contribuido en gran medida a lo que hoy se conoce como la crisis de la atención social. El cuidado de las personas mayores y dependientes sigue siendo una responsabilidad mayoritariamente asumida por las mujeres en la familia. Tienen que contratar a otra persona (otra mujer, a menudo extranjera) para hacer el trabajo o hacerlo ellos mismos.

El sector del cuidado del hogar es una industria lucrativa y en crecimiento en España con una variedad de intermediarios. Recientemente, sobre todo en los últimos cinco años, han entrado en el sector nuevos intermediarios tanto en España como en el extranjero. Los avances en las tecnologías digitales y las altas tasas de penetración de las tecnologías de la información y la comunicación han impulsado la expansión de las plataformas laborales digitales en todos los sectores, y la atención domiciliaria no es una excepción.

Sin embargo, el creciente cuerpo de literatura sobre la economía de plataformas hasta ahora ha prestado poca atención al cuidado en el hogar y al campo superpuesto del trabajo doméstico. Son segmentos de la economía que se caracterizan por tener una fuerza laboral mayoritariamente femenina y por ser muy precarios y socialmente infravalorados.

Este informe es un primer paso para abordar esta brecha en la literatura sobre el sector de la atención domiciliaria.
El riesgo de invisibilidad que acompaña al trabajo de plataforma puede magnificarse si se suma al riesgo de invisibilidad que acompaña al trabajo doméstico; la escasez de estudios e iniciativas centradas en la intersección de estos fenómenos muestra lo urgente que es para los académicos, los interlocutores sociales y políticos para abordar este problema.
Valerio De Stefano - Institute for Labour Law, KU Leuven
Las poblaciones cada vez más mayores y una alta incidencia de enfermedades crónicas en la vejez representan un gran desafío en países de todo el mundo, incluida España.

Plataformas laborales digitales de atención domiciliaria en España

El sector de la atención domiciliaria digital está emergiendo en España: las ocho plataformas especializadas en atención a personas mayores y dependientes se fundaron entre 2015 y 2018. Todas comenzaron como startups y desde entonces se han ampliado para ofrecer servicios en ciudades de toda España. Todos tienen al menos una oficina central en una ciudad de tamaño medio-grande, la mitad de ellos en Cataluña: cuatro en Barcelona, dos en Valencia, uno en Madrid y uno en Pamplona89. Además, varios de ellos tienen alguna forma de presencia. (oficinas, coworking o representantes) en otras ciudades.

Hay dos modelos de negocio bien diferenciados: lo que llamamos las agencias de colocación digital y los modelos bajo demanda. La siguiente tabla muestra un breve resumen de cada empresa y puede descargar el informe para obtener más información.

Dependiendo de si las plataformas tienen un modelo de negocio de agencia de colocación bajo demanda o digital, existen variaciones en los servicios ofrecidos, los perfiles de los trabajadores y el proceso de emparejamiento.

Las plataformas de colocación digital tienden a centrarse en la atención a largo plazo y los servicios regulares preestablecidos. En promedio, el 50% de su demanda es de cuidadores internos. Mientras que los modelos bajo demanda se especializan en servicios puntuales, ad-hoc, cortos, por horas y no ofrecen opciones de atención domiciliaria.

En promedio, casi el 90% de los cuidadores que trabajan a través de las agencias de colocación digital son mujeres y casi el 70% son extranjeros, la gran mayoría de América Latina y una pequeña minoría de Europa del Este. Por el contrario, solo el 20% de los cuidadores que buscan trabajo a través de Familiados, y el 50% en el caso de Joyners, son extranjeros. El hecho de que la atención domiciliaria, en gran parte realizada por mujeres extranjeras, no se ofrezca a través de estas aplicaciones a pedido explica el menor número de mujeres extranjeras que encuentran trabajo en este tipo de plataforma.

Una de las diferencias clave entre los nuevos actores digitales y las agencias tradicionales es la automatización de lo que históricamente han sido procesos intensamente manuales. Es la diferencia, como dijo un fundador, entre tener “un montón de CV” y una base de datos. Sin embargo, esto significa que los cuidadores potenciales deben invertir una cantidad considerable de tiempo en línea, completando plantillas y cargando documentación como certificados y pruebas de que pueden trabajar legalmente en España. También deben proporcionar datos de contacto para referencias. En algunos casos, también tienen que grabarse a sí mismos en video o crear un perfil en línea con una imagen.

Descargue el informe para obtener más información sobre las operaciones de la plataforma.

Las plataformas presentan un discurso de misión de bien social que se centra en su papel en la modernización, profesionalización y formalización del sector.

Los intentos anteriores de profesionalizar el trabajo asistencial en España se han enfrentado a algunos desafíos. En primer lugar, los factores culturales y, en concreto, el imaginario social del cuidado, representan un obstáculo para la profesionalización. La gente cree que el hogar es el lugar ideal para administrar el cuidado, siendo la familia la principal cuidadora. Más allá de la reproducción del imaginario social en torno al cuidado, un segundo conjunto de obstáculos son administrativos y estructurales. Las inspecciones laborales son difíciles de realizar en el contexto de la atención domiciliaria, dada la naturaleza privada del lugar de trabajo. Además, el desarrollo de habilidades duras es un requisito para profesionalizar una actividad. Mientras que en el trabajo interpersonal, como el cuidado, muy a menudo lo que cuenta son las habilidades blandas y la confianza, dos elementos que no son tan fáciles de captar con formación formal y certificados. Finalmente, un cuarto gran obstáculo para la profesionalización de la atención domiciliaria es estructural y está relacionado con las precarias condiciones laborales propias del sector. Los trabajadores domésticos y especialmente los cuidadores internos representan uno de los colectivos más vulnerables.

Si bien mostraron una intención de profesionalizar el sector, cuando se les preguntó si brindaban capacitación, los fundadores de la plataforma se apresuraron a decir que los cuidadores aceptados en la plataforma son todos cuidadores profesionales «ya» con al menos tres años de experiencia. En cuanto a la formación requerida por la plataforma y los niveles educativos de los cuidadores, algunas de las respuestas fueron algo vagas. Además, ninguna de las plataformas certifica o avala sistemáticamente la experiencia o habilidades después de un cierto tiempo en la plataforma.

Descargue el informe para obtener más información sobre qué hace que una actividad sea una profesión y cómo las acciones de estas plataformas se adaptan al desafío.

Uno de los problemas más acuciantes del sector asistencial es el alto grado de informalidad, los bajos salarios y las precarias condiciones laborales. La informalidad aquí puede significar la falta de nóminas y situación laboral, ausencia de vacaciones anuales y ninguna contribución a la seguridad social por parte del empleador. Sin embargo, las buenas intenciones de los intermediarios por sí solas no son suficientes para formalizar un sector. Las políticas socioeconómicas y las leyes laborales y de seguridad social son dos elementos que, combinados con el trabajo de los intermediarios, influyen en el grado de formalidad de la relación de los trabajadores.

En España, la regulación del trabajador doméstico contribuye a los altos costos contractuales y ayuda a garantizar que muchas familias no puedan pagar estos servicios. La regulación también implica que las familias deben actuar como empresas a la hora de contratar cuidadores formalmente haciendo trámites, nóminas, cotizaciones a la seguridad social, etc. Los nuevos actores digitales que entran en el ámbito de la atención domiciliaria en España afirman tener la misión de contribuir a la formalización del sector.

Parecería que el modelo de colocación digital ayuda a formalizar trabajos que de otro modo habrían permanecido en la economía sumergida, de forma similar a como lo hacen algunas agencias de colocación tradicionales. Lo hace ofreciendo un servicio conjunto de cotejo y tramitación de los trámites contractuales y de registro de la seguridad social, de tal forma que no es posible hacer uno sin el otro.

Las plataformas bajo demanda no parecen contribuir a la formalización de los servicios de atención domiciliaria, ya que se limitan a ofrecer únicamente el servicio de emparejamiento de clientes y trabajadores. En la actualidad, quienes trabajan a través de plataformas bajo demanda no tienen forma de cotizar a la seguridad social por las horas trabajadas, y esas horas son, en ese sentido, “invisibles”.

Descargue el informe para obtener más información sobre la formalización y sobre el objetivo del trabajo decente.