Regulación de plataforma a empresa
Cómo maximizar las oportunidades que ofrece el Reglamento P2B a las pymes y las plataformas en España y otros países

SHARE

La economía digital representa un nuevo universo de perspectivas y oportunidades de crecimiento para las pequeñas y medianas empresas (pymes). Y, para aprovecharlas, son fundamentales las plataformas online. Ahora, especialmente durante la pandemia de la COVID-19, la presión por digitalizarse es muy alta, y la forma en que los Gobiernos gestionen las relaciones entre plataformas y empresas será decisiva para el futuro de los pequeños actores del mercado. 

Según una encuesta del Instituto Nacional de Estadística, existe una correlación entre el tamaño de las empresas y su uso de las nuevas tecnologías. Las empresas más grandes tienden a tener página web, redes sociales propias y a vender a través de e-commerce. En un país en el que el 95% de las empresas tienen menos de 10 trabajadores, podemos generalizar que la mayoría de las empresas españolas están en el tramo inferior del espectro de la transformación digital.

En el marco de su Estrategia para el Mercado Digital, en julio del 2019, la UE implementó el “Reglamento (UE) 2019/1150 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 20 de junio de 2019, sobre el fomento de la equidad y la transparencia para los usuarios profesionales de servicios de intermediación en línea,  con el fin de promover la transparencia y la equidad entre las plataformas y las empresas. A grandes rasgos, esta nueva normativa fomenta la transparencia, al obligar a las plataformas a detallar sus condiciones y ofrecer así a las pymes una idea más clara de las “reglas del juego”.

Según la opinión general, la regulación P2B define un código de buenas prácticas, y no supone una carga para las propias plataformas, además de ofrecer a las PYMES un canal para abordar cualquier agravio que puedan detectar. Aún así, cómo el objetivo de la regulación es dar forma al comportamiento de las plataformas a largo plazo, corre el riesgo de no ser efectiva si las PYMES y las asociaciones que les dan apoyo no ejercen sus derechos. En este contexto, el informe explora cuatro líneas de acción para ilustrar como las plataformas y las PYMES pueden maximizar los beneficios de las propuestas de la regulación en España y el resto del mundo.
El Reglamento P2B es el primer intento de introducir un reglamento horizontal y competitivo adaptado a la economía de plataforma. Hasta hace poco, las plataformas estaban sujetas a una gran cantidad de reglas y regulaciones diferentes y fragmentadas, y los servicios que brindan y las actividades que realizan no se habían regulado en su totalidad.
Dr. Gayle Kimberley - Asociado senior, GVZH Advocates
La regulación P2B tiene como objetivo dar forma a las mejores prácticas de la plataforma

Información de expertos sobre la regulación de plataforma a empresa

Predominantemente, la percepción es que la regulación P2B refuerza las mejores prácticas de las plataformas. Es importante tener en cuenta que no todas las plataformas son guardianes y muchas no pueden permitirse perder su base de clientes profesionales. Como se indicó anteriormente, los usuarios profesionales como clientes, así como los consumidores, se beneficiarán en última instancia si las plataformas se aseguran de que sus términos y condiciones sean claros, que las clasificaciones sean transparentes y que cuenten con mecanismos efectivos de tratamiento y reparación de quejas.

Descargue el informe para obtener más información

En general, el consenso general es que la regulación P2B es positiva para las pymes, ya que no necesitan actuar ni cumplir con ningún requisito nuevo. También se benefician de los nuevos deberes impuestos a las plataformas. Sin embargo, esto se debe en parte a que el reglamento tiene como objetivo promover los comportamientos deseados, sin representar una carga para la competencia y la innovación. Las medidas de ejecución recaen en los estados miembros de la UE individuales. Por ejemplo, algunos podrían habilitar multas por incumplimientos de la regulación, mientras que otros podrían facultar a los usuarios comerciales afectados por un incumplimiento a demandar una indemnización, etc. En consecuencia, es importante enfatizar que un mecanismo de supervisión para asegurar el cumplimiento es relevante. Las multas desincentivan la infracción, pero no compensan a los usuarios afectados por el incumplimiento de la normativa. En ese sentido, los usuarios solo se benefician del cumplimiento de la normativa.

 

“El impacto en la práctica también puede depender de la acción que las PYMES o las asociaciones de representantes de PYMES estén dispuestas a tomar contra las plataformas que no cumplen con los requisitos de este reglamento”.
Dr. Kuan Hon – Director de Ley de Privacidad, Seguridad e Información, Fieldfisher LLP

La transparencia es la piedra angular del reglamento. Este énfasis en la transparencia entre las relaciones P2B se hace con la esperanza de que promueva la equidad entre las plataformas y sus usuarios comerciales. El claro beneficio de promover la transparencia para los proveedores de servicios de intermediación en línea es que se vuelven más fáciles de monitorear y se les puede exigir responsabilidades más fácilmente. Sin embargo, algunos argumentan que, al exigir transparencia de la plataforma, la regulación no aborda adecuadamente el dominio de la plataforma de la relación P2B.

El reglamento no da ningún paso para cambiar o limitar la actividad de la plataforma, lo que puede explicar parte de la decepción que sienten las pymes hacia ella. Sebastiano Toffaletti, secretario general de European Digital SME Alliance, dice que “las grandes plataformas interpretarán fácilmente la cláusula de transparencia a su favor, ya que la ley solo pide una explicación. Por lo tanto, no hay ninguna aplicación para dar oportunidades a las pymes ”.

“El enfoque principal de la regulación es promover la transparencia como un mecanismo para reparar la asimetría de la información. Sin embargo, la dependencia excesiva de la transparencia plantea la cuestión de si la transparencia es un mecanismo eficaz para la resolución de disputas, la prevención y la protección de intereses. No obstante, esboza un conjunto inicial de estándares de buenas prácticas para una economía de plataforma que sentará un precedente global ”.
Teresa Rodríguez de las Heras Ballell – Catedrática de Derecho Mercantil, Universidad Carlos III de Madrid

Uno de los objetivos del reglamento es fortalecer el poder de negociación de los usuarios profesionales. En este caso, el reglamento considera cuidadosamente la posición de vulnerabilidad financiera en la que las pymes pueden encontrarse, pero lo que es más importante, la posición de desventaja, o al menos, la posición vulnerable, que surge de estar encerradas en el servicio. En ese sentido, los usuarios comerciales pueden mostrarse reacios a litigar donde la dependencia es alta, con el riesgo de perder su base de clientes.

Dado que el costo y la duración del litigio pueden suponer una barrera para que las pymes responsabilicen a las plataformas, la regulación requiere que las plataformas faciliten la mediación y también asuman una proporción razonable de sus costos totales. Existen numerosos factores posibles que podrían disuadir a las empresas que buscan una reparación (financieros, complejidad, falta de recursos o experiencia, represalias en nombre de las plataformas). El reglamento permite la posibilidad de que las asociaciones industriales o comerciales, como las asociaciones o alianzas de PYME o de desarrolladores, tomen medidas para exigir el cumplimiento.

“El reglamento P2B promueve mecanismos de tramitación de quejas, y opta por incentivar la mediación, pero no muestra una apuesta firme y contundente por la resolución pura de disputas online (ODR) en la resolución de disputas entre los usuarios empresariales y el operador de la plataforma y como mecanismo primario de resolución de disputas para conflictos entre usuarios. Además, la regulación P2B es cautelosa al optar por ODR automatizado «.
Teresa Rodríguez de las Heras Ballell – Catedrática de Derecho Mercantil, Universidad Carlos III de Madrid

La regulación se enfoca en la transparencia para garantizar que ambas partes comprendan los términos contractuales de su relación. Al conocer las reglas del juego, las pymes pueden decidir si contratan los servicios de una plataforma y, si lo hacen, pueden decidir cuál es la mejor manera de optimizar estos servicios.

Una preocupación importante, discutida en la primera parte del informe, es el dominio de ciertas plataformas y las crecientes dependencias que desarrollan las empresas más pequeñas. ¿Es suficiente conocer las reglas del juego para abordar esta dependencia? Podría decirse que reduce la opacidad y permite a los usuarios comerciales planificar su actividad, diseñar estratégicamente sus modelos comerciales y comprender cómo compiten con otros usuarios comerciales y cómo los perciben los consumidores. En esto, el reglamento intenta adoptar una visión imparcial de la justicia. Reconoce que “muchos términos y condiciones que pueden parecer injustos desde la perspectiva de una de las partes, son realmente fundamentales para el funcionamiento de la plataforma y, por lo tanto, crean un valor significativo y eficiencias para el sistema en su conjunto”.

Los efectos de red son fundamentales para el modelo de negocio de la plataforma, ya que una plataforma exitosa genera fuertes efectos de red para proporcionar más valor a sus usuarios profesionales. Algunos argumentan que lo mejor para la plataforma es actuar de manera transparente, ya que sus usuarios profesionales son clientes. Al garantizar un período de preaviso de 15 días o términos y condiciones claros y concisos, la regulación incentiva las mejores prácticas de las plataformas que ya se están ocupando de sus usuarios profesionales.

“Las pymes deben tener en cuenta estos nuevos derechos al contratar operadores de plataformas en línea y en caso de que surjan dificultades”.
Francine Cunningham – Directora de Asuntos Regulatorios y Públicos
Bird & Bird LLP