Article  | 

12 pasos hacia una cultura tecnológica sostenible

SHARE

Las tecnologías emergentes están exigiendo una atención especial debido a su potencial para cambiar radicalmente las economías, las sociedades… incluso la biosfera. ¿Cómo pueden los responsables políticos garantizar que la tecnología emergente se responsabiliza enteramente de su huella ambiental? Presentamos 12 recomendaciones dirigidas a políticos y expertos en tecnología, extraídas de nuestro informe reciente: «Riesgos y oportunidades de la tecnología emergente en la década climática«.

 

  1. La tecnología emergente puede impulsar la acción climática

Son necesarios un mayor conocimiento y difusión de los beneficios que la tecnología emergente puede aportar para abordar la emergencia climática. Los organismos públicos y las organizaciones multilaterales relacionados deben asumir esta labor didáctica.

 

  1. Diseñar políticas de datos

Se debe garantizar la transparencia en lo que respecta a la energía que consume el Internet de las cosas y los datos que recopila, incluso cuando estos datos son propiedad de entidades privadas. Los gobiernos deben ofrecer libre acceso y disponibilidad a sus bases de datos.

 

  1. Ponerse en la perspectiva del consumidor

Es común en la industria tecnológica abordar los desafíos ambientales centrándose principalmente en la cadena de producción (por ejemplo, en mejorar las tasas de reciclaje). La agenda ambiental de la industria tecnológica también debe incluir iniciativas basadas en el comportamiento del consumidor, como campañas de concienciación para promover la demanda sostenible.

 

  1. Combinar enfoques

Ninguna política o entidad por sí sola puede resolver la crisis climática. Abordar el colapso ecológico global a través de las tecnologías emergentes es un esfuerzo complejo que requiere acciones a varios niveles, desde marcos de acción global como los ODS de la ONU hasta iniciativas regionales aplicadas por los Estados miembros de la UE.

 

  1. Actuar de manera local

Los países tienen diferentes realidades y necesidades políticas, económicas, sociales, culturales y ambientales. Cada etapa del proceso de innovación tecnológica requiere una combinación diferente de actores, instituciones, infraestructura, recursos y modelos de financiamiento.

 

  1. De un modelo electrónico lineal a uno circular

Lograr una economía de zero waste requiere un cambio sistémico de un modelo lineal a uno circular. Los productos digitales deben diseñarse para durar el mayor tiempo posible. Se debe alentar a los fabricantes a que ofrezcan sistemas de recompra o devolución para recolectar dispositivos viejos. Paralelamente, es necesario promover prácticas de minería urbana, como la creación de una industria para la extracción de minerales de los desechos electrónicos.

 

  1. Rastrear tus productos digitales

Con miles de millones de dispositivos digitales que ingresan en el mercado global cada año, uno de los principales problemas en nuestros sistemas de producción es la falta de trazabilidad de los componentes durante su vida útil. A menos que existan políticas de responsabilidad extendida del productor (EPR), una vez expiren los períodos de garantía, los fabricantes de productos electrónicos están exentos de cualquier responsabilidad respecto sus productos. La aplicación de esta política fomentaría una mayor transparencia y garantizaría un correcto funcionamiento de la contabilidad.

 

  1. Continuar aprendiendo

El gobierno y las empresas privadas deben unirse para implementar políticas de formación y capacitación en tecnologías emergentes. Los empleados públicos deben formarse a través de un proceso de aprendizaje continúo.

 

  1. Fomentar la innovación y el pensamiento colectivo

La elaboración de planes nacionales de cambio climático y otras políticas ambientales suele acompañarse de procesos participativos. Esto permite la integración de diversos puntos de vista, fomenta la innovación, promueve una mayor aceptación pública y garantiza la propiedad. La adopción de enfoques colaborativos y la formación de una inteligencia colectiva puede ser un factor determinante para abordar los desafíos globales.

 

  1. Priorizar la sostenibilidad

La sostenibilidad debe ser una parte intrínseca de la estrategia de cualquier empresa tecnológica. Definición y seguimiento de los datos de sostenibilidad deben ser parte de sus cuadros de mando integrales. Los responsables de ideación de políticas deben buscar la armonización de las regulaciones basadas en incentivos y los instrumentos de políticas para alentar a las empresas de tecnología a priorizar la sostenibilidad.

 

11. Asegurarse de que el consumidor prueba el producto

Se debe alentar a las empresas digitales a que lleven a cabo más pruebas a nivel del consumidor. Generalmente, éstas se omiten debido a presupuestos ajustados y a los plazos apretados en diseño y producción. Acompañado de directrices claras de RSE centradas investigación y desarrollo ecológicos, los tests de consumidores podrían permitir el desarrollo de soluciones más sostenibles.

 

  1. Mejorar tus métricas

Los estándares actuales utilizados por las empresas digitales para informar sobre las emisiones de carbono no tienen en cuenta la complejidad de la huella que producen sus servicios digitales. Rara vez tienen en cuenta sus emisiones indirectas, lo cual contribuiría a identificar alternativas de ahorro.

 

Para conocer más sobre alternativas tecnológicas de negocio sostenibles, consulta el informe «Riesgos y oportunidades de la tecnología emergente en la década climática«.