Q&A  | 

Ciudades y movilidad, claves para la prosperidad en el mundo, por Shahrukh Wani

"La gran Kampala pierde 1.5 millones de dólares cada día debido a la congestión del tráfico. Es más del 4% del PIB de la ciudad".

Tags: 'Africa' 'Asia' 'megacities'

SHARE

Shahrukh Wani es economista del International Growth Center, Blavatnik School of Government, Universidad de Oxford. Wani trabaja con legisladores de países en desarrollo con el objetivo de mejorar los resultados de políticas urbanas utilizando datos y análisis económicos.

En un futuro en el que la mayoría de la población mundial vivirá en ciudades, dice, la movilidad será clave: "Si las personas no pueden moverse con facilidad, se reduce su capacidad para comprar y vender entre sí, compartir ideas e ir a trabajar".

Wani alerta así mismo de la importancia de construir hacia arriba y levantar infraestructura básica en las afueras de las ciudades antes de que la gente se instale. "Esto último ahorra mucho dinero: puede ser tres veces más caro modernizar la infraestructura que construirla antes de que la población se asiente".

Según el Banco Mundial, 4.200 millones de personas viven hoy en ciudades y se espera que en 2050 sean 2.500 millones más, lo que representa casi el 70% de la población mundial. ¿Por qué se muda la gente a las ciudades?

Este crecimiento urbano tiene tres impulsores: primero, las personas que se mudan activamente a las ciudades, segundo, el crecimiento natural de la población en las ciudades y tercero pueblos y aldeas más pequeñas que crecen y se convierten en ciudades.

La principal razón por la que la gente se traslada a las ciudades es porque les proporcionan el camino más seguro hacia la prosperidad. Esto se traduce en un aumento real de ingresos: en África, una persona puede ganar hasta un 23% más en las ciudades que en las áreas rurales. 

Gran parte de esto se debe a los beneficios económicos de vivir cerca de muchas otras personas: facilita el intercambio de ideas; permite elegir entre más empleadores para los que trabajar; facilita iniciar un negocio porque existe un mayor mercado de personas a las que vender y entre las que seleccionar empleados.

Bajo mi opinión, lo mejor de las ciudades es cómo permite a las personas compartir ideas. Me gusta vivir en Londres porque me permite estar rodeado de muchas otras personas de las que puedo aprender: conozco gente mientras asisto a conferencias en universidades (en Londres hay, al menos, 15), en cafeterías o a través de amigos en fiestas.

Esto sería menos probable si viviera en un pueblo pequeño con poca gente. Los beneficios económicos de todo esto son tangibles.

Así, ya sea porque estemos buscando trabajo o iniciando un nuevo negocio, tiene sentido hacerlo en una ciudad.

También hay otras razones no económicas por las que la gente se traslada a las ciudades. Lo principal es que cuando las personas viven en ciudades, pueden permitirse colectivamente servicios como museos y teatros. Estos tienen unos altos costes fijos y sólo tienen sentido si se puede dividir la factura entre muchas personas.

¿En qué parte del mundo crecerán más las ciudades y lo considera una buena tendencia?

Los países de África y Asia están impulsando este crecimiento. De hecho, durante los próximos 15 años, las diez ciudades de más rápido crecimiento del mundo estarán en África. El sur de Asia también está experimentando un rápido crecimiento urbano: la región va camino de agregar 250 millones de residentes urbanos entre 2001 y 2030, lo que equivale a 27 veces Londres.

Ésta tendencia es inevitable. Los países pasan de zonas rurales a mayoritariamente urbanas a medida que crecen económicamente. Para casi todos los países, el camino hacia la prosperidad económica tiene que pasar por las ciudades.

El hecho que diferencia la tendencia actual de urbanización a la del pasado es que muchos de estos países se están urbanizando a un nivel de ingresos mucho más bajo. En 1960, ningún país de bajos ingresos tenía más de un tercio de su población viviendo en sus ciudades; ahora son casi el 40%. A nivel de políticas públicas esto significa que los países tienen que gobernar las grandes ciudades con limitaciones extremas de recursos.

Las desventajas de la densidad de población, como la congestión, el crimen, las enfermedades, socavan todos los beneficios de vivir en las ciudades. El trabajo del gobierno es reducir estos inconvenientes haciendo las inversiones públicas adecuadas: construir un sistema de autobuses para reducir la congestión y garantizar el suministro de agua y saneamiento para reducir las enfermedades.

Muchos países están teniendo problemas para lograrlo ahora, principalmente porque el crecimiento urbano es tan rápido que no pueden seguir el ritmo. El gran desafío político actual en África y el sur de Asia es lograr una urbanización adecuada. 

¿Cuáles serán los principales retos que habrá que resolver como consecuencia de lo anterior?

Hay tres grandes desafíos como consecuencia de este rápido crecimiento urbano. En primer lugar, muchas ciudades no tienen las suficientes competencias ni control.

Las ciudades son complejas de gestionar pues son sistemas que evolucionan rápidamente. La mejor manera de gobernar sistemas tan complejos es permitir que cada ciudad tenga suficiente autonomía para tomar decisiones rápidas y específicas al contexto. Por desgracia, muchas ciudades están gobernadas por gobiernos nacionales que nunca harán justicia a las necesidades de gobernanza de cada ciudad. 

El segundo desafío es la congestión urbana consecuencia de la mala conectividad. Las ciudades funcionan mejor cuando la gente puede moverse fácilmente por la ciudad. Si las personas no pueden moverse con facilidad, se reduce su capacidad para comprar y vender entre sí, compartir ideas e ir a trabajar. Este es un retraso enorme para la prosperidad urbana.

Mis colegas del Centro de Crecimiento Internacional han calculado que el área metropolitana de Kampala pierde $ 1.5 millones cada día debido a la congestión del tráfico. Eso es más del 4% del PIB de la ciudad.

El tercer desafío es hacer espacio para los futuros residentes urbanos. Dado que muchas ciudades están creciendo rápidamente, necesitan crear más espacio para los nuevos residentes. Esto incluye construir hacia arriba (es decir, aumentando la densidad) pero también agregando más espacio a la ciudad.

Una ciudad inteligente invertiría en ambos: facilitaría a las personas construir hacia arriba y también comenzaría a construir infraestructura básica en las afueras de la ciudad antes de que las personas se asentaran allí. Esto último ahorra mucho dinero: puede ser tres veces más caro modernizar la infraestructura que proporcionarla antes de que la población se asiente. Algunos países como Etiopía ya lo están haciendo. 

 

¿Presentan las ciudades algún tipo de ventaja medioambiental?

A escala global podemos afirmar que las ciudades pueden tener dos ventajas medioambientales: hacen que sea menos necesario para las personas tener coche (debido al transporte público) o que tengan que conducir largas distancias para ir al trabajo, y llevan a las personas a vivir en lugares más pequeños, casas que necesitan menos energía (Matthew Kahn y Ed Glaeser han realizado un gran trabajo empírico en el cálculo de las emisiones de dióxido de carbono en Estados Unidos). Las ciudades densas y con buenas conexiones de transporte público serían activos para un futuro más sostenible.

 

 

¿Deberían considerarse modelos alternativos de urbanización y, de ser así, cuáles?

Siempre es importante experimentar con diferentes políticas. Muchos tendrán que ser específicas a cada ciudad: cómo China ha urbanizado no se puede replicar en África; lo que tiene sentido en las ciudades del Cinturón Industrial Americano será diferente de lo que Dhaka necesita hacer.

Es por eso que las ciudades necesitan poder de experimentar con lo que les funciona. Lo que necesitamos a escala global es ayudar a las ciudades a compartir conocimientos entre sí.

Algunas proyecciones dicen que para 2050 el 70% de la población mundial vivirá en ciudades. Por tanto, las ciudades serán uno de nuestros legados para las generaciones futuras. ¿Puede la dependencia del automóvil de las grandes ciudades ser parte de ese legado? ¿Deben las ciudades planificar un futuro con menos automóviles?

A medida que los países de Asia y África se vuelven más prósperos, más y más personas podrán comprar automóviles. Tener un coche va vinculado con nuestra idea de prosperidad para muchos. Si esto sucede, las ciudades tendrán dificultades para construir suficientes carreteras.

En Estados Unidos se destrozaron ciudades para construir enormes carreteras para los coches. En algunas ciudades de países en desarrollo esto ya está sucediendo.

En El Cairo, el gobierno ha estado construyendo puentes y pasos elevados que atraviesan la ciudad para reducir la congestión. No funcionará: las carreteras tienden a generar una mayor demanda de uso de carreteras con el tiempo, por lo que los gobiernos tendrán que seguir expandiéndolas para mantenerse al día con la demanda. Es un círculo vicioso que es mejor evitar.

En cambio, tiene más sentido invertir en movilidad colectiva, principalmente autobuses y trenes. También es mucho mejor para el medio ambiente. Un excelente punto de partida para muchas ciudades será la construcción de carriles exclusivos para autobuses junto con sistemas de transporte rápido de autobuses más sofisticados. Estos son más baratos que los sistemas basados ​​en trenes y son más rápidos de construir.

¿Considera que las ciudades sin automóviles son una solución viable y a qué modelos de transporte urbano daría preferencia?

No creo que la mayoría de las ciudades quedarán libres de automóviles. Pero los automóviles no deberían ser la principal forma de moverse en una ciudad. El transporte público combinado con simplemente caminar o andar en bicicleta debe ser la principal forma de moverse.

Si todo el mundo se mueve en coche, las ciudades no podrán ampliar sus carreteras con la suficiente rapidez. Muchas ciudades se han dado cuenta de esto. Londres tiene un buen sistema de transporte público y aquellos que quieren moverse en coche tienen que pagar una tasa de congestión en el centro de Londres. Me gustaría que se ampliara esa zona de tarifas de congestión y que esos ingresos se invirtieran en un transporte público aún mejor. 

Otras ciudades pueden aprender de esto. Algunos argumentan que el modelo de ‘ciudad de 15 minutos’ es el futuro: que todos podremos caminar o ir en bicicleta a la mayoría de lugares en 15 minutos. Me hago dos reflexiones sobre este modelo. Primero, creo que esta es una visión de país rico. No creo que las ciudades de los países en desarrollo lo puedan hacer.

Lo que sí han podido hacer es crear zonas libres de automóviles. Rawalpindi (Paquistán), mi ciudad natal, está creando calles exclusivas para peatones en el centro histórico de la ciudad: sólo unas pocas calles, pero es un comienzo.

En segundo lugar, en las ciudades ricas, esto se debe en parte al cambio a teletrabajo. Si este cambio se mantiene después de la pandemia (podría ser), tiene más sentido que las personas se desplacen principalmente dentro de sus vecindarios en lugar de ir a los distritos de negocios para trabajar.

Mi impresión es que podríamos llegar a una forma parcial de ‘ciudad de 15 minutos’, en la que las personas se movieran una o dos veces por semana para trabajar en distritos de negocios centrales, pero que pasaran la mayor parte de la semana en un pequeño radio alrededor de sus hogares.